DAREDEVIL BORN AGAIN

La etapa más mítica del diablo protector de La Cocina Del Infierno y la guinda al pastel de la etapa de Frank Miller en Daredevil. Por Carles Torrellas.

Cuando hablamos de DAREDEVIL BORN AGAIN no podemos evitar susurrar con profunda admiración los nombres de Frank Miller y David Mazzuchelli, a fin de cuentas son los artífices de, posiblemente, la mejor historia jamás contada de Matt Murdock y de su alter ego Daredevil. Y cuando digo esto no lo hago a la ligera, porque damas y caballeros gracias a Frank MIller, personajes como Elektra, femme fatale donde las haya, o el Clan de La Mano suelen ser habituales, e incluso me atrevería a decir que resultan imprescindibles para entender lo que hoy en día supone Daredevil.

Esta portada de aquí arriba no deja de ser una de las imágenes más icónicas de mi infancia, y al igual que en la novela gráfica de La Muerte del Capitán Marvel hace una más que evidente y clara referencia a La Pietà de Miguel Ángel. Frank Miller y David Mazzuchelli con la total libertad que les daba el hecho de las bajas ventas de Daredevil y su amenaza de cierre, redefinieron al personaje, dotándolo de un trasfondo que hasta entonces o había sido omitido o simplemente era ignorado. Miller y Mazzuchelli, o viceversa, porque no importa el orden. Estamos hablando de 2 artistas en mayúsculas, dos artistas que dejaron su impronta en el cómic.

Born Again es en sí una obra maestra más de esos años mágicos que a mediados de la década de los años ochenta el noveno arte nos regaló a los que tuvimos la fortuna de vivirlos. Años de redefinición de personajes, de crisis infinitas, de guerras secretas, de renacimientos y de años uno, de vigilantes vigilados, de baladas cósmicas, de futuros pasados, de muertes heroicas, de creatividad y madurez en el cómic como nunca jamás se había visto, y no sé si volverá a ver algún día. Born Again nos habla de la caída y del resurgir del héroe. De un héroe enfrentado a sus propias contradicciones, de un héroe traicionado por aquella a quien amaba.

Este obra es el canto del cisne de Matt Murdock, de Daredevil. Es el triunfo de Wilson Fisk, pero también es su derrota. Es el vía crucis y las doce estaciones del calvario de nuestro cornudo justiciero. Es su deconstrucción y su reconstrucción. Es su alfa y su omega. Es no solo la redefinición del héroe, sino que gracias al grafismo de David Mazzuchelli, es la propia redefinición de la narrativa visual del cómic. Si me permitís un pequeño off-topic, si tenéis oportunidad os recomendaría muy encarecidamente la lectura de Asterios Polyp de David Mazzuchelli es una auténtica delicia visual. Pero volviendo a la obra que nos atañe, solo podría añadir que como todas las obras que os he reseñado hasta ahora, cuenta con más de 25 años a sus espaldas pero aún así conserva todo el nervio y la fuerza originales.

La única obra que se lo podría acercar mínimamente sería la miniserie THE MAN WHITOUT FEAR, y si lo hace es porque directamente bebe de la mitología que Frank Miller creó a lo largo de toda su trayectoria en Daredevil y se dedican a dar pequeñas pinceladas, a rellenar los pequeños huecos que dejó vacíos Miller en la historia vital de Matt Murdock. Miller sacó a Daredevil de la alargada sombra de Spiderman, le dotó de su propia singularidad, de su propia personalidad redefiniéndola por completo, le dotó de unos nuevos personajes y un nuevo trasfondo ricamente heredado del Japón de los samuráis y los ronins, y finalmente le dotó de una crudeza y una violencia heredada del cine de los 70.

Quizás creéis que me repito en exceso, quizás creéis que vivo anclado en el pasado, pero es que Daredevil Born Again es una OBRA MAESTRA, así en mayúsculas. Y a diferencia de otras obras contemporáneas, como podrían ser Watchmen, Batman Dark Knight Returns o Batman Año Uno, lo hace dentro de la continuidad oficial, sin ser un else worlds o una miniserie estar situado en un universo paralelo. Y eso es justamente lo que la hace tan y tan grande, que todo lo acontecido en ella, que todo lo narrado en ella le pasa de verdad al personaje en su serie mensual. Que queréis que os diga, Daredevil nunca moló tanto como cuando lo escribía Miller y lo dibujó Mazzuchelli.

Esta obra merece formar parte de vuestra comicteca aunque el diablo protector de La Cocina Del Infierno no sea uno de vuestros héroes favoritos, porque tras esta leeros esta saga llegareis a amarlo como lo amé y lo amo yo.

 

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s