Enrique Fernández

Forjador de mundos oníricos. Creador de personajes memorables. Autor imprescindible. En resumen todo un A-R-T-I-S-T-A-Z-O. Por Carles Torrellas.

Nunca antes me había planteado la posibilidad de hacer una reseña de un autor en concreto. Y menos aún que ese autor fuera español y no tuviera nada que ver con los cómics de superhéroes. Lo más normal es que dicha reseña hubiera estado centrada en John Byrne, o Alan Davis, o George Pérez, o Arthur Adams, o Paul Smith… varios de mis autores favoritos del mainstream norteamericano. Pero no, el elegido ha sido ni más ni menos que Enrique Fernández. Si no sabéis de quien estoy hablando, espero que con esta reseña, de este modesto blog, pueda solucionar ese problema. Si tenéis la suerte de conocerlo y de haber disfrutado como enanos con sus obras, espero que este pequeño articulo este a la altura de vuestros recuerdos.

Valga de antemano decir que no tengo ni la suerte ni el placer de conocer a dicho autor, y si algún día tengo la suerte de conocerlo, espero por los dioses del cómic, no comportarme como una belieber en pleno ataque de histeria. Que San Jack Kirby me proteja y me perdone si eso llegara a suceder. Y de la misma forma que esa delicia de cómic llamado LA ISLA SIN SONRISA inauguró este blog, es justo que sea el autor de dicha maravilla, quien inaugure estas reseñas de autor.

Huelga decir que si descubrí a Enrique no fue porque con buen criterio compro comic europeo, al contrario, hay muy pocos comics europeos que me gusten, y a parte de Hugo Pratt, Milo Manara, Uderzo, Jean Giraud “Moebius” y los autores de La Mazmorra (Donjon en el original) Lewis Trondheim y Joann Sfar, pocos autores conozco y me gustan. Si un cómic de Enrique Fernández llegó a mis manos, es merito de una sola persona, Chema Mansilla, que a parte de amigo, es un impresionante ilustrador y no porque lo diga yo, sino porque es simplemente la pura verdad, y si no me creéis solo tenéis que visitar su página.

Chema me recomendó por activa y por pasiva la lectura de La Isla Sin Sonrisa y afortunadamente para mí cedí ante su insistencia. Tras encontrar ese cómic en la biblioteca de mi ciudad y leerlo, y releerlo hasta la saciedad, me entró la compulsión de leer cualquier comic salido de la pluma de Enrique. Y fue así como poco a poco a través de la biblioteca de mi ciudad y luego poco a poco adquiriendo mis propios ejemplares fui leyendo LA ISLA SIN SONRISA, AURORE, LIBERTADORES, LOS CUENTOS DE LA ERA DE LA COBRA 1.LOS AMANTES, LOS CUENTOS DE LA ERA DE LA COBRA 2.REVOLUCIÓN, BRIGADA 1 y BRIGADA 2. Para mi desgracia aún no tengo todos sus comics en mi poder, pero espero poder subsanar dicha falta antes de estas próximas navidades.

No os voy a hablar de todos y cada uno de sus cómics que he leído de forma exhaustiva y detallada; porque ni acabaría pasado mañana, ni sería del todo justo con la calidad de dichos cómics, porque a pesar de que hablo por los codos, no encontraría las palabras exactas para describirlos como se merecen. Solo deciros que una vez más me los voy a releer por vigésimo segunda vez, creo, desde el pasado San Juan, y ya me gustaría a mi exagerar pero creo que incluso me puedo quedar algo corto. El placer de emprender un viaje con cada uno de sus cómics es un placer que os reservo a vosotros porque es una experiencia que vale la pena vivir en primera persona y no que os la cuenten. Así que en lugar de eso trataré de explicaros que representan para mí sus cómics o mejor que me hacen sentir.

Si tuviera que definir el estilo de Enrique con una sola palabra ya os digo que me resultaría imposible. Sería como tratar de expresar en una sola palabra toda esa alegría desbordante que siente una madre al tener a su hijo o hija recién nacido por primera vez en brazos, o ese cumulo de emociones que sientes cuando la persona que amas locamente te dice que te quiere y que quiere estar contigo. O cuando tu equipo favorito se proclama campeón en el último segundo. Eso que no se puede describir con una sola palabra es lo que me pasa cuando quiero definir el estilo de Enrique. Si dijera que su estilo es mágico, no sería cierto, porque es mucho más que eso. Si dijera que es onírico, también faltaría a la verdad, porque también es mucho más. Lo siento por más que trato de definirlo no puedo, y mucho menos con una sola palabra. Y si no me creéis leed cualquiera de sus cómics y tratad de hacerlo vosotros si podéis, porque ya os digo que para mi es imposible.

Si que es absoluta y totalmente cierto que todos y cada uno de sus cómics desprenden magia en cada viñeta. Que los mundos que el crea son totalmente oníricos, pero a la vez dotados de una consistencia real. Si que es cierto que todos y cada uno de sus personajes no solo están dotados de su propia personalidad, sino de algo mucho más profundo. Todos tienen su propia alma. Es imposible que no empaticéis ni con una sola de sus creaciones. No me lo puedo creer. Enrique es de esos autores que por mucho que te haya sorprendido en sus cómics anteriores, te volverá a sorprender en su siguiente cómic, porque es un autor que se supera a si mismo en cada cómic, en cada página, en cada viñeta. Es un autor que conecta con tu alma, con ese pequeño Peter Pan que todos llevamos dentro nuestro y hace que por un rato, mientras leemos su comic, regresemos a nuestro propio país de Nunca Jamás. Y todo eso es porque pone todo el cariño y esfuerzo en cada una de sus creaciones, y eso se nota en el resultado final.

Si os tuviera que recomendar un comic de Enrique os recomendaría a ciegas La Isla Sin Sonrisa, no porque sea el mejor de todos ellos, que no lo es, porque no hay a mi parecer ninguno que sea mejor que otro, porque sencillamente todos me parecen increíbles. Si os recomendaría La Isla, es solo por el factor emocional, porqué fue el primer cómic que me leí de él, y fue el que lo empezó todo. Si esta reseña es realidad, es porque Enrique hizo que me enamorara de sus personajes, que deseara visitar esos lugares que solo él es capaz de crear. Que respirara aliviado cuando el protagonista se salvaba, o llorara ante su heroico sacrificio. Si este texto es realidad es única y exclusivamente mérito de Enrique.

Pocas veces en los treinta años que llevo leyendo cómics había disfrutado tanto, sentido tanto, vibrado tanto, llorado tanto, reído tanto como en todos y cada uno de los cómics de este caballero. Chapeau Enrique, los dioses del cómic te tocaron con su plumilla y te dotaron de esa cualidad tan escasa como es la de crear mundos, forjar héroes y que el lector empatice con ellos en apenas 50 páginas. Eso es algo al alcance muy pocos y tu eres uno de ellos.

No soy nadie en este mundillo de blogs especializados en cómics, ni tampoco pretendo sentar cátedra, ni ganarme el favor de nadie, ya sean internautas, autores o editores. Única y exclusivamente escribo y reseño aquellos cómics que me han encantado como lector, y os los recomiendo como lo haría un amigo. Que sigáis o no mi consejo eso ya es elección vuestra. Pero lo que es yo, marcaré en mi calendario en rojo y en negrita la fecha de publicación de cualquier cómic de Enrique Fernández, y cuando mi sobrina Aina sea un poquito mayor, la sentaré en mi regazo, cogeré cualquiera de los cómics de Enrique, lo abriré y se lo leeré. Y juntos visitaremos a Elianor en Yulkukany o iremos a las tierras del norte a ver a Aurore para que nos cante su canción o nos iremos juntos a ver como les van las cosas a Irvi y Sian o recorreremos las nieblas con los miembros de la brigada de Macson tratando de encontrar el camino de vuelta a casa. Y juntos recorreremos esos mundos oníricos y mágicos que solo Enrique es capaz de crear.

Para finalizar solo quisiera añadir una cosa:

Gracias Enrique, gracias por todos y cada uno de los cómics que nos has regalado y por todos aquellos viajes que de buen seguro emprenderemos a nuevos lugares de ensueño y rebosantes de seres mágicos y grandes personajes en cualquiera de tus próximas creaciones.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s