Providence

Cuando Alan Moore escribe sobre H.P.Lovecraft solo pueden salir cosas como Providence. Por Carles Torrellas.

Que Alan Moore es un genio lo sabe todo aquel que ame el noveno arte. Que es alguien que no suele dejar indiferente ni se muerde la lengua cuando opina es de sobras conocido. Que es alguien que ante cualquier trabajo se documenta hasta la saciedad como pudimos ver en From Hell o en el primer volumen de The League Of Extraordinary Gentlemen es algo que sus lectores agradecemos porque nos hace disfrutar con la ambientación. Imaginaos pues el gustazo que puede ser un comic de Alan Moore sobre la ya de por sí interesante figura de Howard Philip Lovecraft, para un servidor padre del terror gótico-cósmico.

Aunque no es imprescindible para disfrutar de esta obra, seria recomendable que tu querido lector leyeras también NEONOMICON para disfrutar de una visión más amplia del universo lovecraftiano visto por Moore. No seré yo quien elogie la obra, ni quien tampoco la ponga a parir. Pero si te recomiendo que no quieras leerla en una tarde, porque como la mayoría de las obras de Alan Moore, por no decir absolutamente todas, son como un plato de cocción lenta. Providence, al menos el primer volumen por ahora publicado, es lo que yo llamo un metacomic. Hay una miriada de capas que si te pican la curiosidad te invitaran a sumergirte en tu propia odisea investigadora, retado como reta Moore en sus comics a los lectores al juego de encontrar e investigar las miles de referencias que teje y entreteje entre capa y capa de las que se componen sus comics.

providence-04

Para no destriparos el comic, y además porque yo he caído en su juego de curiosear cada dato que aporta cada pista que te deja escondida a plena vista en el comic y sigo inmerso en su lectura – de todos los comics reseñados hasta ahora en este pequeño blog este es el único comic que no está acabada su lectura a la hora de reseñarlo – tratando de profundizar hasta donde el señor Moore se haya propuesto llegar. El dibujo de Jacen Burrows además de ser muy limpio y de trazo fino, “bebe” de la escuela clásica recordándome un poco al estilo de Dave Gibbons, pero quizás un poco más “tosco” no tan preciosista como el de Gibbons.

Quizás os suene a extraño, pero no sé que comentaros sobre este comic, salvo que os lo leaís si sois amantes de la obra de Moore o de Lovecraft. Tiene algo que te atrapa, te absorbe y te tiene enganchado no solo al comic, sino a todo lo que lo envuelve. Te entra un anhelo de investigar, de profundizar, de destapar los pequeños enigmas que entreteje el brujo de Northampton en su historia para atrapar al incauto lector como si de una mosca se tratase en esa telaraña que suelen ser sus guiones. Si finalmente os decidís a caer rendidos a esta obra recordad que se ha de paladear como un buen vino, sorbo a sorbo, sin prisas, degustando cada pequeño dato y detalle que esconden tanto el guión como el dibujo. Y si os apetece releer alguna parte porque teneis la sensación de que algo se os ha escapado, no tengais la más mínima duda de que así será.

Nos vemos en Providence…

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s