Marvel Limited Edition. ¿Nostalgia o Arqueología comiquera?

¿Son los tomos de Marvel Limited Edition un canto a la nostalgia o más bien una operación de arqueología comiquera de comics por explotar? Por Carles Torrellas.

 

Vaya por delante que son un apasionado seguidor y completista de los Marvel Limited Edition, el único con el que no pude hacerme es el de Silver Surfer de Stefano Castellini, y aunque hay muchos de ellos que considero verdaderas joyas hay otros que inicialmente no me llamaron en absoluto la atención; pero – siempre hay un pero – una vez leídos y situados en su contexto histórico y social cobran mucho más valor del que inicialmente se le dá. Si un sociólogo quisiera podría ver la evolución social analizando los comics de las últimas cuatro décadas.

Obviamente cada uno es libre de hacer o no hacer dicha colección, de hacerla completa – como seria mi caso – o ser selectivo y adquirir solo aquello que realmente te llame la atención o que te pueda permitir tu presupuesto, otro motivo de peso con esta colección. Yo por suerte o por desgracia la mayor parte de mi presupuesto mensual en comics se lo comen los MLE y los Omnigold o los tomos de Marvel Héroes de publica Panini por no hablar de la edición Deluxe de Sandman o el especial King Size Kirby que Panini publicará a finales de este mes de agosto, un día antes de mi aniversario, por el módico precio de 100€ – mi cartera llora pero es algo que hay que todo buen lector de comics debería tener en su posesión. Pero volviendo a los MLE, te sirven para comparar los dos grandes momentos de creatividad del Universo Marvel; si el primero se produjo en su nacimiento de la mano de Jack Kirby y Stan Lee, este segundo Big Bang la creatividad vino de la mano de muchos otros guionistas y dibujantes. Con una temática más adulta e incluso una visión más cínica e irónica del mundo, probablemente reflejo de la sociedad estadounidense de la época, te puedes encontrar un desarrollo del sector místico-terrorifico del universo Marvel con cosas como La tumba de Dracula, Werewolf by Night, Vampire Tales o Man-Thing.

Pero no solo se investigó la parte más terrorífica del universo Marvel, incluso retando las limites que imponía el CCA (Comics Code Authority) sino que los comics también fueron influenciados por las modas de la época e incluso algunas franquicias salvaron los muebles a Marvel en un momento como económicamente delicado. A sí pues a parte de comics como las franquicias de Star Wars, 2001 una Odisea Espacial o Conan, uno de los grandes comics de esta época fue Sang Chi, Master of Kung-Fú que mezcló la moda de las películas y series televisivas sobre artes marciales con el conocido personaje creado por Sax Rohmer, Fu Man-chú.

Pero incluso en esta época tan experimental y de expresividad creativa hubo también espacio para la critica social, tanto en grandes sagas concretas, La Saga del Imperio Secreto en los comics del Capitán América, como en etapas más concretas y tratando temas tan serios como el alcoholismo, El Demonio en la Botella de Iron Man. Pero si hubo una serie que fue la máxima expresión de critic social cargada de cinismo y sin pelos en la lengua, ese fue el comic de Howard el Pato obra de Steve Englehart. Desde el principio absurdo de las vivencias de un Pato antropomórfico que proviene de otra dimensión se crítico la sociedad humana e incluso se tocaron temas tan peliagudos como la zoofilia con la relación sentimental entre Howard y su novia humana Beverly.

Como podéis ver esta colección aunque apela a la nostalgia comiera de los lectores veteranos, y económicamente más pudientes, no deja de traer a las nuevas generaciones unos comics que probablemente hoy en día con la corrección política existente no habrían durado más allá de media docena de números. Y muestra sin tapujos a las nuevas generaciones de lectores que un buen comic no es aquel que tenga un dibujo espectacular y un guión escrito en papel higiénico. Sino que muchas veces un buen guión pervive más allá de un dibujo mediocre, sin retroceder tantas décadas serviría como ejemplo el Animal Man de Grant Morrison. Así que según la humilde opinión de este su servidor, es una grandísima serie que vale mucho la pena hacerla completa si tu bolsillo te lo puede permitir y en caso que no sea así encontrar a un amigo que te pueda dejar algún tomo o con suerte encontrarlo en tu biblioteca pública.

Dadle una oportunidad a estos comics aunque el dibujo en un primer termino os pueda parecer tosco y primitivo, sus guiones y la narrativa del dibujante os acabaran atrapando, al fin y al cabo la gran mayoría son comics que se han convertido en obras de culto para los grandes autores de hoy en día.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s